Fotografía: Chris Enns

Mañana es el “Día del pancake” (“Pancake Day” o “Shrove Tuesday“). Se trata de una celebración anglosajona de origen religioso que consiste en ponerse hasta las cartolas por última vez antes de iniciar el ayuno de la cuaresma. En nuestro país, hace unos años que se comienza a copiar esta costumbre, aunque en nuestro caso, la festividad tiene más de celebración del Carnaval que de gastro-celebración pre-ayunítica.

No creo que pueda contaros mucho que no sepáis ya… que los pancakes están de vicio, que son como una bomba nuclear pero con calorías en lugar de radiaciones, que los puedes comer con lo que te apetezca ponerles encima (dulce, salado, dulce y salado, amargo, agridulce… ¡lo que sea!), que son facilísimos de hacer, que por un misterio todavía no resuelto el primer pancake siempre sale mal…

Ya se que Internet está lleno de recetas para hacer pancakes o “tortitas”, pero viviendo en Londres donde es, casi casi, una fiesta nacional, no podíamos dejar pasar la oportunidad de compartir con todos vosotros este día, así que aquí va una receta que es casi una copia calcada de ésta pero con alguna pequeña variación.

 

 Dificultad: Baja |  Tiempo: 10 minutos

 

Ingredientes para 20 pancakes

  • 2 huevos grandes
  • 300 ml. de leche
  • 30 gr. de mantequilla fundida
  • 1/4 de cucharilla de sal
  • 200 gr. de harina
  • 2 cucharadas de levadura
  • 1 cucharada de azúcar

Preparación

1. Mezcla los ingredientes secos (harina, levadura, sal y azúcar) en un recipiente de tamaño medio.

2. Mezcla todos los ingredientes húmedos (leche, huevos y mantequilla fundida) en otro recipiente.

3. Incorpora los ingredientes húmedos al recipiente de los ingredientes secos y mézclalos cuidadosamente hasta que la harina deje de verse. Es mejor que te queden algunos grumos para que los pancakes te salgan más esponjosos.

4. Pon una sartén pequeña anti-adherente a calentar en el fuego. La superficie de la sartén ha de estar muy caliente para que los pancakes se hagan rápidamente. Si no tienes una sartén anti-adherente, empapa un poco de papel de cocina con aceite y frota el fondo de la sartén para que los pancakes no se peguen.

5.  Utiliza un cazo de cocina, llénalo y vierte el contenido sobre la sartén. Coge la sartén con la mano y con un movimiento de muñeca ve girando la sartén para que la masa se extienda bien por toda la superficie de la sartén.

6. Vigila el pancake atentamente. Cuando comiencen a aparecer burbujitas en la superficie del pancake, le damos la vuelta. Puedes hacerlo con una espátula o, si eres valiente, puedes voltearlo en el aire (mucho más divertido si estás preparado a que alguno termine en el suelo). Deja que se cocine durante 30-45 segundos por el otro lado.

7. ¡Listos para servir! Puedes comértelos con lo que te de la gana. Los americanos suelen comerlos con sirope de arce (y a veces, le añaden nata montada). Otra forma muy rápida y sencilla, es espolvorear azúcar y exprimir un poco de zumo de limón. ¿Qué os parece?

 

  • Consejo: una vez hayas cogido práctica, prueba a añadir un poco de vainilla o una pizca de canela en polvo para conseguir pancakes aromatizados.